.

.
.
miércoles, noviembre 04, 2009

Confieso soy novia del amante de mi mejor amiga

Publicado por Yo Soy Escribidor |

Mientras escribo esto, pienso en Manduca. Le escribí un correo diciéndole cosas que no le había dicho y que ya era tiempo que supiera. No había comenzado este mes de confesiones y en honor a la sinceridad de las relaciones, pongo de primeras la que recibí de ella.
Manduca se hizo la liposucción, cada día está más flaca. Es novia de Carlos a quien le decimos El Nene. Ella sólo afina las canciones que no son cristianas y -quien lo creyera- estuvo en el coro infantil de la iglesia cuando era niña. La foto fue una premonición del romance que surgió entre ellos. Como siempre dije: Lo veía venir, y ella lo cuenta todo.



¿Qué te exigen tus papás de mí? Buena pregunta para poca respuesta. Sólo puede decir nada que nunca me han dicho nada.
Por más de dos años fui su líder; estuve pendiente de su crecimiento como hijo de Dios, compartimos juntos muchas cosas de la iglesia y vivimos una que otra salida de integración. Luego decidió apartarse, hacerse a un lado y continuar con su vida, con la única diferencia que ahora era hijo de Dios. Su vida se limitaba a cuatro paredes, a atender su negocio, a vivir con su mamá y su hermano, a luchar por un amor imposible: su vecina, y si no estoy mal, tuvo una fugaz relación con ella.
Podríamos decir que también éramos amigos. Tengo que aclarar que él es un hombre de pocos amigos, pero me consideraba una de ellos. Por momentos lo escuchaba, en otros sólo callaba, pero construimos algo llamado amistad. Retomando esa palabra algo controversial, con alguien muy importante para mí, pude darme cuenta que él se había convertido en protagonista en la vida de ella. Entre las dos tuvimos algo nuevo de qué hablar; pero para fortuna o infortunio -aún no lo sé-, eso duró poco. En mi papel como amiga pude consolar, escuchar y aconsejar, sin saber que lo que estaba haciendo en realidad era ilusionándome en el silencio. De eso no quedó nada. Entre los dos o los tres todo se acabó. No hubo historia más para contar.
Noviembre llegó. Cumpleaños del Líder. Salida a comer. Mirada inolvidable. Recuerdo de la luna de Barranquilla. Mucha gente alrededor; pero esto no fue impedimento para que nuestros corazones creyeran que podrían estar cerca, latir por algo en común. Eso no fue todo. Pasó la noche, los días, las largas conversaciones por teléfono y por chat. Las lunas interminables de palabras bonitas, de coqueteo constante. Pero aún nadie decía nada. Ni él ni yo nos atrevíamos a mencionar palabra, aunque los de alrededor sí lo notaron; fueron ellos los que se dieron cuenta. Para mí era imposible pensar que me gustaba quien, hace unos meses atrás, llegaría a ser el novio de mi mejor amiga. Difícil asimilarlo, pero llego el día. Él se dio cuenta que nuestras miradas habían cambiado, que nuestro iris brillaba diferente, y aún con dudas en su mente y su corazón, fue capaz de decírmelo. Para mí no había razones ni esperanza. En mí todo se resumía en un “no, eso es imposible”; no obstante para los demás, era todo lo contrario.
Cada palabra que salía de su boca era colar para mi ilusión silenciosa; cada mirada, cada gesto, eran ladrillo para mi castillo.
Diciembre. Fiesta. Cumpleaños. Nuevo año. Alegría y tristeza. No hubo día en que no nos habláramos o viéramos. Dos y nueve; no pudimos evitarlo, un beso fue el final de nuestra relación muda y el comienzo de la que podría ser la única relación de noviazgo que ambos tendríamos.
Un beso robado -o dejado robar-, avisado o inesperado; no fue suficiente para dejar de pensar lo que se nos venía encima. ¿Dónde quedó mi papel de amiga? Me tocaba decidir y lo hice. Compartir lo que sucedió era mi única opción: mi amiga y mi líder. Sus reacciones no variaron mucho pero las consecuencias fueron totalmente diferentes. Él sólo pudo decirme: “Ya lo sabía. ¿Cuándo se lo vas a decir a ella?”
Y ella sólo me preguntó: “¿Y eso cuándo pasó?” , argumentado en su sorpresa: "Me alegro, ustedes hacen buena pareja, además, yo no le pude responder de esa manera”. Aunque sus respuestas no fueron suficientes para mi tranquilidad, persistí en mi romance clandestino hasta que se hizo público.
Él es supremamente sincero. Es más, si alguien, algún día, me preguntaría cómo lo describes en una sola palabra, esa sería la perfecta. Es, también, descomplicado, atento cuando se lo propone, ama a Dios y a su familia, tímido, y ralla en lo reservado, con miedos en mente y corazón, con el don de administrar a la máxima potencia. Aunque no lo demuestre, vive por su familia incluyendo a su mascota, amante de los juegos virtuales, fiel de lo que siente, independiente de lo que los demás piensan. Así es el hombre del que me enamoré, por el cual creí en una relación de noviazgo, con el que sueño de vivir como mujer, como Evangelista, como profesional y como hija de Dios. Con él quisiera compartirlo todo.

9 ¡Ajá, dime qué ves!:

JimmyX dijo...

¡¡¡Me enamoré de la Manduca!!!

PSD: Deivi, obvio que era niña cuando integró el coro infantil! Dah!!! Ni modo que lo hubiese hecho hace un año, en la adolescencia!!

deivi dijo...

JimmyX: Gracias por tu comentario. Hacen falta. Manduca pudo haber ingresado al coro infantil de la igle en calidad de tutor o algo así. Dah!

Lau dijo...

Un día le pregunte si había valido la pena. Ella, sin dudarlo ni un segundo, contesto: Sí, ha valido la pena. Luego, dio algunas explicaciones y contesto algunas preguntas. Cuando recibí tu correo, me sorprendió lo bien que describes los sentimientos. Escribes bien. Me gusta tu estilo porque es como escucharte hablar (Hasta puedo imaginar tu voz en mi cabeza)

Aplaudo tu valentía querida Manduka.

¡Te quiero amiga!

Anónimo dijo...

...fiel de lo que siente, independiente de lo que los demás piensan... Creo que estaría mejor fiel a lo que siente.

=P

LA MANDUK dijo...

GRACIAS A TODOS...FIDELIDAD E INDEPENDENCIA...SERA Q SOMOS CAPAZ DE TENER LAS DOS COSAS...

PUES GRACIAS LAU, Y JAIME DE VERDAD Q CANTO PERO SOLO EN LA INTIMIDAD DE MI VIDA...

DESPUES ESCRIBIRE ALGUNA OTRA COSA...

Lau dijo...

Siempre sera un honor y una grata experiencia leerte Manduka. Te quiero mucho y soy feliz de que tu seas feliz. Un beso

Anónimo dijo...

Lo barro de esto es que la vecina va a decir....anda y eso que era cristiana mirala vee. Pero Manduka con dignidad, todo fue correcto, usted no es una zorra, solo una mujer enamorada. Me gusta el novio de mi hermana.

Deivi E. dijo...

Querido anónimo: si quieres hacer una confesión de tus amores, éste puede ser tu espacio. Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

David no puedo....soy un habitante de la sombra, como dirîa Nabockov....soy un incapacitado para amar....solo soy un animal de gusto sexual. Me tomare un Jugo de Tamarindo. Eso ultimo es mio.

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: