.

.
.
sábado, enero 17, 2009

Esto lo escribí en la víspera de mi cumple.

Publicado por Yo Soy Escribidor |

EL CUMPLEAÑOS GRIS

los días grises son tristes. Es algo que he podido ver. La ciudad es lluviosa y se torna gris. No siempre que llueve, la ciudad, tiene ese tono; es en situaciones específicas. Yo quisiera actuar como si nada sucediera pero, en realidad, no puedo. El cielo de la ciudad llora sobre nuestros paraguas y nos anuncia un día gris.
Mi amigo cumplió años. Fue un gran día gris. La ciudad inundada le da ese toque grisáceo nostálgico. Él lo sabía muy bien. Además, le añadió la idea de sentirse solo. Yo estaba con él pero sé que la soledad siempre es interna y muchas veces no tiene nada que ver con las personas.
El año pasado, cuando cumplió, también fue un día lluvioso pero creo que no fue gris. Quizás porque no se sentía solo.
He descubierto que la lluvia no le puede dar el toque nostálgico al día. Sin lugar a dudas, creo que tono gris sucede cuando nuestros corazones no son lo suficientemente oscuros para ser negros o lo demasiado claros para ser blancos. Es simplemente gris y triste. Mis días también han sido grises. Mi cumple está arrasado por la lluvia y por el tono gris de mis emociones, inundado por arroyos de dolor y soledad. y cuando estoy luchando, siempre debe haber alguien que me escuche.
¿Cómo recibir consuelo en días grises? la Biblia enseña que el Espíritu Santo es el consolador. La palabra griega es Parakletos, que significa: Quien está a mi lado. Y esto es obvio porque para ser consolado necesito que alguien esté a mi lado. El Espíritu Santo es el Parakletos. Ahora bien, decidí irme más allá, Pablo, dice la Biblia, que Dios es quien consuela y que él -Pablo- fue consolado con la llegada de Tito. Una lección muy importante. Eso es lo que quiero ser y eso es lo que quiero que la gente a mi alrededor sea: Parakletos. Alguien que esté a mi lado siempre. Que Dios sea siempre manifestando su consuelo a través de los que amo. Parakletos. Mis amigos han sido Parakletos en días grises y éste es un tributo a todos ellos. Es darles gracias por los momentos de compañía donde hemos luchado juntos por la soledad y donde hemos salido vencedores.

Yo estuve con mi amigo y lo escuché -quizás él no necesita que yo hable-. La lluvia en la ciudad talvez no acabará pero sí lo gris en el corazón o por lo menos sabiendo ser alguien que esté siempre a su lado. Así lo creo y así quiero hacerlo.

2 ¡Ajá, dime qué ves!:

Lauriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lauriz dijo...

Definitivamente hay dias grises en nuestras vidas incluso cuando el sol brilla, yo tambien podria mencionar unos cuantos, lo mas preocupante es cuando lo grisaceo es nuestra propia alma porque no podemos ocultarlo aunque queramos, nuestra mirada nos delata...por fortuna creo que las nubes grises casi terminan de apartarse de tu vida...ese dia todos (los que te amamos) quedamos preocupados...Gracias Señor por que conforme a tu proposito David ha sido llamado...Besitos...

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: