.

.
.
viernes, julio 29, 2011

JOE

Publicado por Yo Soy Escribidor |


Poco antes de las once, la muchedumbre delirante que se asfixiaba al sol, contenida por una élite imperturbable de guerreros uniformados de dormanes guarnecidos y espumosos morriones, lanzó un poderoso rugido de júbilo. Dignos, solemnes en sus sacolevas y chisteras, el presidente de la república y sus ministros, las comisiones del parlamento, la corte suprema de justicia, el consejo de estado, los partidos tradicionales y el clero, y los representantes de la banca, el comercio y la industria, hicieron su aparición por la esquina de la telegrafía.
Los Funerales de Mamá Grande, García Márquez


Al hablar de muertes, es inherente a ésta, en esta ciudad, hablar de la más reciente: la del Joe Arroyo. Reconozco ser fanático de la música de él y creo que, sin duda, marcó en la historia musical de nuestro país. Asuntos que habrá algunos que dirán que no y, a esta altura, no importa; el man está muerto y su funeral y sepelio fue astronómico en la ciudad.
Es quizás aquello que me sorprende con gran asombro: el funeral.
Y es propio de las grandes muertes de grandes personas que susciten temas alrededor de él que sean mentiras, otras verdades y otras cuestionables.
Pero siempre salimos nosotros a determinar si el man que se murió merece o no el cielo, si es salvo, si no. Los cristianos nos debatimos en las dos aguas de la opinión para argumentar la posible muerte del cantante. Y decidimos a dedo su estancia en la eternidad, que no viene al caso, cuando se trata de resaltar su valor de tipo musical y su legado a otras generaciones.
Y si me pongo a pensar, quisiera que, de alguna manera, yo fuera reconocido en mi ciudad como el Joe. Que tanta gente pudiera aludir a mis recuerdos, cuando los míos se vayan. Que una multitud macondiana siga mi recorrido fúnebre hacia mi última morada en este mundo; del otro mundo, ya es cuestión divina.
Y siempre está quien juzga la música con la vida del músico. Y el valor de uno, no resta la importancia del otro.
De todas formas, pongo una cancioncita del Joe para que se la gocen.

2 ¡Ajá, dime qué ves!:

Jubeis Díaz dijo...

Bueno, cantemos "A mi Dios todo le debo" en la parte de las alabanzas en los cultos cristianos y ¡Dejémonos de vainas!

Anónimo dijo...

Te faltó el "Si" Jube....me gusto..Tenia años que no pasaba por aqui, me perdí de muchas pero ya he regresado! Besos....

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: