.

.
.
miércoles, junio 15, 2011

ODIO AL DANCE HALL

Publicado por Yo Soy Escribidor |


Mi sobrino fue a la cocina a buscar agua. Me sorprendió lo que cantaba a sus cuatro añitos: Contra la pared eee, contra la pared eee. Me cobijó el sentimiento de vejez y, además, la claridad que he dado un salto generacional. Aún así tengo que decir que tengo un odio fehaciente y visceral por el Dance Hall.
Todo comienza cuando la gente empieza a decir danzal debido a las incapacidades lingüística que supone otra lengua. Es un baile que, como su nombre indica, se da en un Hall y ahí, a falta de espacio, se recuesta el genital en una suerte de sexo con ropa. Odio ese baile tanto como las letras de las canciones de cantantes que no proponen nada: hablar de culeo, bareta, te la meto, me la chupas y cosas por estilo, sólo originan que los jóvenes, carentes de un desarrollo adecuado de su personalidad (y de sus etapas) crean que la vida es así. Que uno puede tener sexo con quien quiera y que cualquier mujer se la chupa a uno o le da el culo o cosas por el estilo.
Y termina la gente creyendo que los hombres somos una máquina de sexo y que somos más pene que cerebro. A larga se concluye que el pene es más cabeza que la cabeza.
Y termina creyendo la gente que las mujeres sólo sirven para el baile y para que uno se excite al son de las canciones carentes de peso argumental y crítico, cuando uno le recuesta el falo a la niña, pensando que ésta es más parecida a una estrella porno porque, a la larga, baila igual.
Reconozco no entender el respeto que alguno le profesan a la estupidez. Y al parecer muchos tantos, que no saben ni pronunciar Dance Hall, se olvidan que existe vida musical más allá de las letras irresponsables del danzal, y que, de alguna manera, quienes terminan criando a los pelaos son aquello que ven y oyen por ahí.
Si me preguntan, prefiero la salsa, el merengue, el rock, la balada, el vallenato y por el estilo, siempre y cuando no exista el hilo conductor de la vulgaridad. Y prefiero bailar -cuando lo hago: pocas veces- con alguien a quien sería incapaz de faltarle el respeto y que sé que nos une cosas que van más allá del contacto genital.
Por esto es mi odio: para que todos sepan que odio esta música, me produce urticaria, me da peso de conciencia, me da miedo traer hijos al mundo, es una gran mierda, si puedo decir.

6 ¡Ajá, dime qué ves!:

Anónimo dijo...

Mitad y Mitad, a mi me gusta, porque en realidad en una rumba uno la goza, y con un par de tragos encima ni le paras bolas a si la cancion sirve o no, simplemente recochas, etc, etc, pero, 100% de acuerdo y me da tristeza igual que los niños esten expuestos a esta musica, pues uno ya tiene edad suficiente como para no dejarnos confundir en nuestra personalidad, pero los niños si sufren eso, y en verdad es mala influencia, muy mala, tambien la odio por eso. otra cosa, con lo del respeto, como digo, a esta edad ya uno sabe lo que hace, asi que, si las mujeres se dejan y te bailan de cierta manera, para mi no hay irrespeto.
Jonathan Orozco Valencia

Rafael Alcala dijo...

Comparto tu idea!

Anónimo dijo...

no estoy de acuerdo con lo que dices créeme soy Dj y Productor musical y quizás si el dance hall es una música que induce al sexo y cosas así entre los jóvenes pero en si es mejor que otros géneros en la música, me parece algo ignorante que critique la forma de pronunciarlo porque tengas una educación superior o algo por el estilo y medio sabes hablar puedes decir como se pronuncia pues no te equivocas el dance hall es genero que se impone cada vez y no es solo sexo también atravez de el podemos llevar otro mensaje contagioso ante todos y a la vez al amor

Anónimo dijo...

Poniendo de lado, la vulgaridad abiertamente profesada. Debo decir que lo que me molesta es que pretendan decir que dos acordes y un bombo extridente (como dice un pianista que conozco) es musica. Calle 13, por establecer un contraste, es sin dudarlo irreverente y vulgar pero por lo menos la musica que hacen tiene rimas inteligentemente elaboradas y fusiones de ritmos y sonidos agradables al oido. La vulgaridad podría, por lo menos para mi, pasar a segundo plano si la sostuviera algo que valiera la pena escuchar.
Como ya dije me molesta que pretendan llamarlo musica y que cualquier mamarracho con una gorra y unos pantalones que deje ver su ropa interior pueda llamarse cantante.

Deivi a.k.a El Escribidor dijo...

Jonathan: Estoy de acuerdo contigo en que uno ya tiene cierta edad para determinar qué es lo malo y lo bueno (por lo menos, eso creemos). Y coincido contigo en que si una mujer, en sus óptimas funciones cognitivas y con edad suficiente, se deja que la toquen, deja de ser irrespeto.
Rafa: Pásate más a menudo.
Anónimo 1: Estimado Dj, considero que nunca he dicho que pronuncio mejor por tener una educación Superior; tal asunto lo inferiste. Por otro lado, considero que decir que el dance hall es mejor género que otro, yo me pregunto de cuál estás hablando, porque si hablamos de salsa, merengue, reggae u otros, los demás, verás grandes influencias musicales que se fusionaron sincréticamente originado algo que valga la pena. Tú mismo lo dices: el dance hall induce al sexo, mi diatribia es contra su influencia en gente que, por su edad, son irresponsable. Gracias por tu comentario.
Anónimo 2: De acuerdo contigo. Cuando la vulgaridad es lo que prevalece es porque ésta es lo único que lo contiene; no existe una buena música que ayude a menguar el mensaje. Calle 13 -tu ejemplo- es prueba de esto: un buen grupo, con rimas bien elaboradas, música chévere. Y sí: hoy día cualquier mamarracho insiste en ser cantante. Gracias por el comentario.
Prefiero siempre ANÓNIMOS con nombre.

Anónimo dijo...

a mi si me gusta, y me la ponen bn dura cuando bailamos.(ya saben a lo q me refiero)

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: