.

.
.
sábado, noviembre 30, 2013

SÍNDROME DEL POSCUMPLEAÑOS

Publicado por Yo Soy Escribidor |

Ya hoy, después de los días del cumpleaños, y de analizar un poco la situación, noto que la alegría no se me ha quitado con facilidad. Sí, ya mis amigos me han conocido y saben que estoy comprometido con una melancolía humana, pero ha sido difícil no sentir una extraña paz y esos vestigios de felicidad. Los estoy disfrutando, sin duda. 

En la reflexión que saco de todo esto sé que uno no llega a cierta edad de vida sin tener en cuenta a los demás. Argumentar que uno solo ha podido soportar la existencia, sin la ayuda de los demás, en una postura mesiánica, es un absurdo, es un ridículo, es vacío. 

Así mismo, me di cuenta que el círculo de allegados se cierra y se abre: se han ido algunos, han llegado otros, se han mantenidos tantos. 

Gracias a mi madre que me dio el abrazo mañanero en la cocina como casi nunca lo hace. A mis amigos quienes me escribieron en Facebook únicamente, y se fueron alejando poco a poco. A quienes me llamaron mucho antes de la hora en la cual nací y me regalaron palabras que me hicieron sonreír. 

A quienes enviaron los mensajes de textos quienes parecían que me habían olvidado. A las sorpresivas visitas hasta alta de la noche. 

Del pocillo y las fotos recibidas, del pudín escaso, del abrazo en múltiples ocasiones. 

Fue bueno sentirse así. Es bueno sentirse así. 

0 ¡Ajá, dime qué ves!:

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: