.

.
.
viernes, diciembre 11, 2015

PENTALOGÍA DE LA MUERTE. SEGUNDA PARTE: OLFATO

Publicado por Yo Soy Escribidor |



Huelo. Conozco el olor de la gente. Es un don que me dio la Providencia que nunca procuré.

Sé que el hombre de allá, el de camisa negra, huele a gardenias: Teme a la muerte. 

Y ése de allá, que fuma su segundo cigarro, huele a madera: Acaba de robar algo.

Y ella, la de azul, cuando pasó a mi lado me olió a gasolina: Acaba de mentirle a su madre.

El olor de Naty
Sé a qué hueles siempre. Ya sabías que tengo ese don. No puedes mentirme aunque siempre lo intentas: hueles a olivos cuando has llorado, hueles a lluvia cuando estás emocionada, hueles a cobre cuando no me quieres ver, hueles a mar cuando me amas, hueles a rosas cuando me odias…

Quizás, por eso, ese día huías de mí. Ese día esquivaste mi nariz, pero fue más rápido tu olor. Contigo resignada, ahí lo supe: olías a canela de la mañana, y supe, irremediablemente, que debía matarte.


Primera parte: Aquí 

1 ¡Ajá, dime qué ves!:

Kevin Van Der Ghast dijo...

Interesante...

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: