.

.
.
miércoles, septiembre 24, 2014

ODDIE HOR Y EL INSTINTO FELINO

Publicado por Yo Soy Escribidor |



“…Envió a dos espías, diciéndoles:
‘Vayan a explorar la tierra, especialmente Jericó’”
Josué 2:1
“… Entonces, se les abrieron los ojos, y pudieron reconocerlo.
Sin embargo, él se desapareció ante su vista”
Lucas 24:31

El gato llegó el martes. Era aún pequeño cuando Oddie Hor lo recogió en la puerta de su casa. Titiritaba por el frío de la noche lluviosa. Tuvo compasión. Lo adoptó rápidamente. Llegó a ser su compañía  luego de aquel evento funesto. Lo alimentó. Lo cuidó. Lo amó. Le puso por nombre Diego. Se convirtió en su única compañía. Sin embargo, algún tiempo después, Oddie Hor comenzó a traducir ciertos comportamientos anormales del gato, que le indicaban que los espías habían llegado. El gato daba vueltas en un solo sitio. Saltaba para comerse el polvo del techo. Y se quedaba mirando a las cucarachas, como si conversara con ellas. Oddie Hor entendió que los espías habían llegado. Todas sus sospechas fueron ciertas cuando, al levantarse, otro  martes cruel, vio al gato asomarse al pie de su cama, con una forma humana; ahí supo, antes de degollarlo, qué pasaba en realidad.  
Diego, el gato

Safe Creative #1409242142735

0 ¡Ajá, dime qué ves!:

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: