.

.
.
martes, junio 03, 2014

INTRADIÉGESIS INFAME FRENTE AL MAR

Publicado por Yo Soy Escribidor |


El mar y tú

“También hubiera querido decirle que (…)
todos los seres humanos, sin excepción,
 somos infames y que por eso es que estamos
irremediablemente perdidos."
Jorge Franco



Generalmente estoy sonriendo. Sonrío pero casi nunca me escucharás reír a carcajadas. No lo hago tan bien. De hecho, cuando ocurre, me siento como si no me perteneciera mi propia vida, no es una característica propia: es una caja de resonancia que no me corresponde. Tú lo has visto, y noto que te escandalizas. Siempre has preferido más mi sonrisa sincera, de dientes callados y mirada blanca, que ese sonido molesto que intento no  revelar. 

Pero me preguntas que esto qué tiene que ver con todo, que para qué te traje aquí. Y yo te respondo que te he traído para que terminemos. Para que todo acabe. Que ya fue suficiente. Claro, claro… no he terminado de hablar y debes ver que aún sonrío. No reiré, te lo prometo. Te he traído para que sepas que lo mejor de acabar es acabándonos. ¿Estás de acuerdo?

Pareces no entender. Pareces que sólo piensas en algo que no es lo que digo, algo que yo veo claro… Este es nuestro tiempo final. Sí, está bien, lo haré yo primero, y caminaré despacio hacia el fin: el indómito mar en mi frente y la brisa perpetua de tus engaños. 

Ya sé que las piedras en las que caminamos parecen doler en los pies; pero no es tan grave frente a los dolores en otros cuerpos; tu vida tan llena de piedras duras que yo pisé, haciéndome daño, pero continuaba. Siempre estoy comprometido con cualquier causa, así sean las mortuorias. 

¡Oh, no temas! Ya esto pronto acabará. Aunque sea yo quien tema que esto no acabe con el fin de mis palabras. Sígueme. No dejaré de sonreír. No sé por qué tiemblas. No sé por qué dices que no te agarre.

¡Yo hago lo que me da la puta gana…! ¡Oh, perdón por gritar! No es mi intención. 

Sí, te sostengo fuerte. Ya sé que dices que te suelte, pero lo mejor es terminar. Calma. Calma. ¡Oh, perdón por reírme a carcajadas! Ya veo que tienes cara de pocos amigos, es la brisa y el sonido del mar que me ha dado la risa no esperada. Lo siento no poder dejar de reírme; y dejar de sostenerte fuerte, mientras vamos al límite, vamos a la piedra de allá, donde el agua llega al cuello y no hay escapatoria. 

Te veo llorar y digo que estés tranquila. Ya todo acabará. No, no grites. ¡No grites, perra! ¡No digas nada! ¡Cállate! 

Ya veo que te has callado, quizás fue el golpe de la piedra o tal vez mis gritos o tal vez mi risa que no es mía. 

Ya todo acabará. 

Ya todo acabó. 

Adiós, y qué pena seguir riéndome.



Safe Creative #1406041177302

2 ¡Ajá, dime qué ves!:

Kevin Reguillo dijo...

Te leo con tono nostálgico. ¡Está bueno!

Maria Alejandra Miranda Rico dijo...

profe estuvo muy bueno que pase felices vacaciones si las tiene y discúlpeme por no despedirme el viernes lo quiero en el amor de DIOS como si fuera mi hermano mayor cuídese

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: