.

.
.
domingo, abril 06, 2014

ODDIE HOR Y LA VOZ DEL NOMINAL ETERNO

Publicado por Yo Soy Escribidor |


“Ya no te llamarás Jacob, sino Israel,

 porque luchaste con Dios y con los hombres,

y venciste”

Génesis 32:28





Cuando Jhon lea la carta, tendrá mucho miedo. El miedo será algo nuevo para él, tan acostumbrado al mal, que tendrá ganas de vomitar. “Sé todo lo que has hecho, y acabaré contigo”, dirá la nota dejada debajo de su puerta. Él sabrá bien qué hizo, pero ignorará quién vengaría la gota roja que se derramará en el vaso. 


Los días seguirán con la calma en la ciudad de siempre, pero no en su corazón. Ahora, las notas aparecerán en cada andar: la nevera, el cuarto, los vidrios, el piso frío, el baño íntimo. Más y más cartas: “Acabaré con tu nombre”. “No serás recordado. “Me enfrentaré contigo”. Y Jhon ya no entenderá cómo o quién intentará no perpetuar su memoria. 


A pesar del miedo, él no comprenderá la última nota dejada en su mesa de noche, y, de alguna forma, le dará una falsa tranquilidad: “Oddie Hor, tus días están contados”. Aquella carta, que llevará un nombre desconocido para él, le hará pensar que quizás no sea la persona a quien buscarán para matar. Eso pensará. Eso lo tranquilizará. 


Así irá el día cuando el eclipse se precipite en la ciudad, y la oscuridad llegue de súbito en las calles. Ahora él escuchará la voz de un hombre conocido que lo hará correr. Ahora Jhon verá más notas en las vitrinas de las calles donde correrá. Ahora él sentirá su palpitar como una fría corriente que bajará por su cuerpo. Ahora Jhon sentirá que está perdido. 


Jhon y su libertad en penumbras
Correrá, correrá y correrá. Huirá sin mirar atrás. Las notas en las vitrinas, la voz muy cerca que lo amenazará. Las calles, las notas, la voz, el eclipse. Correrá sin pensar a dónde irá. Las notas en los carros, en el piso, en los postes. Las notas y un callejón sin salida. Un callejón, y una luz que aparecerá en la penumbra. Una imagen humana que se asomará y caminará, que lo dejará estático y preso del miedo. Las notas llegarán a su fin, y quien le hablará lo mirará ahora en medio del haz de luz. Se acercará a él y Jhon, por fin, se verá a sí mismo, y con voz conocida le dirá, y él escuchará:


-Hola, Oddie Hor. Soy tú y vengo del futuro.



Safe Creative #1404070538248

1 ¡Ajá, dime qué ves!:

Kevin Reguillo dijo...

Te leo.

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: