.

.
.
viernes, enero 10, 2014

SORPRESIVAS DERROTAS EN LA ALCOBA

Publicado por Yo Soy Escribidor |



Libertad, 2013

A Libertad no la sorprendió haber entrado al cuarto, esperando la hora final del hombre traidor. No la sorprendió la brisa infiel que la impulsó a buscar el cuchillo afilado. No la asustó la decisión de entrar en la hora indicada y estar frente a frente con C. No la impresionó el ruido silencioso de la habitación junto a sus pasos sufridos al entrar. Pero sí la sorprendió que, cuando ingresó al cuarto, a matar a su hombre, sin saber cómo, éste yacía boca arriba con todo su interior abierto, sin mesura, encima de la cama. Se sorprendió ahí, porque alguien ensució sus sábanas de seda, y no había sido ella al vengarse infaustamente.


Safe Creative #1401119802254

2 ¡Ajá, dime qué ves!:

Kevin Reguillo dijo...

Te leo.

Elizabeth Libertad Alvarez dijo...

Me lo imaginé todo... y fue horrible.

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: