.

.
.
viernes, diciembre 06, 2013

MANIFIESTO

Publicado por Yo Soy Escribidor |



Es que no pude contenerme y las palabras se me fueron de rapidez por eso respondí o no respondí sólo grité en medio de la gente que se congregaba y que no veía otra cosa que yo sí vi. 

Yo que me puse de pie en toda la congregación para leer el manifiesto en contra de todas las barbaridades que yo sé de ti que te vi mentir y que ese día mentías sin reparos.

Claro porque habrá quien piense en tu bondad eterna de dios encarnado y de tu transparencia angelical y desmentirá mis palabras con sorna a través del tiempo y el tiempo que tendrás para decir que ese niño estaba mal de la cabeza y que solo quería ser popular. 

Pero fui yo quien te vio cuando le metiste la mano en la falda a la niñita cuando aducías que era parte del plan de dios y que eso es lo justo que hay que hacer y que es lo mejor para la sanidad del alma y del cuerpo y que la pobre niña que es estúpida en todo caso dijo que bueno que bueno que qué sabroso que usted tan bonito con su mano que tiene su anillo de matrimonio. 

Y luego te vi cuando en medio de todos con la autoridad que crees tener hablabas de la pureza que hay que hallar en la vida que es inmoral esto o aquello y que yo me horroricé porque no es lo justo no es lo que debe ser porque después de todo tú no vales ni medio centavo de la vida. 

Y lo vi muchas veces metiendo la mano y metiéndole ideas en la cabeza ya no solo a la niña sino a todas y otros más que se te aparecían en el camino de este camino que caminamos en la vida impura que te inventaste. 

Por eso yo me armé de valor para desmentirte en medio de todos con las fotos y videos que tomé a escondidas entre los muros de la institución y allí armé el manifiesto escrito que leería con valor en la congregación para decirte que mientes y que te vi con las niñas y con otros niños en asuntos  que dejan mucho de qué hablar. 

Entonces hablabas tu mensaje de la pureza que ya no tenía peso en mi vida y ahí me puse de pie en la mira pública y de los estúpidos que te creían y todos que me miraban y ahí sí se me puso la piel como una gallina y los nervios que no me dejaban hablar y los ojos que no paraban de juzgar y el papel que se me cayó y que no me dio la existencia para recogerlo. 

Entonces, ya entrados en conflictos, te miré a los ojos, sin poder agacharme para leer el manifiesto, y en medio de tu falacia por decir que la pureza es de Dios, yo me armé de valor y te grité con la furia de mis días jóvenes: ¡Cállate, Hijueputa!

Safe Creative #1312069526001

6 ¡Ajá, dime qué ves!:

Anónimo dijo...

Muy buenoo.

Kevin Reguillo dijo...

¿El hijueputa es el de la foto?

Anónimo dijo...

Marica, me encanta lo que escribes. claudia velasco

Miguel Trillos dijo...

Tremendo, me quedan preguntas. ¡Muchas!

Miguel Trillos dijo...

Tremendo, me quedan preguntas. ¡Muchas!

Unknown dijo...

Jajajajajaja cállate hpta!

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: