.

.
.
lunes, septiembre 23, 2013

DE MARÍA Y TODOS SUS ÁNGELES

Publicado por Yo Soy Escribidor |



María de los Ángeles (2013)

Cuando María de los Ángeles hizo las dos maletas de su huida, por fin supo que tenía talento para empacar cosas. Mientras iba en el taxi, meditaba en cómo pudo ajustar tantas cosas, tan variables, tan desiguales, en dos pequeños espacios reducidos; esto la hacía sentir feliz.

Absorta en sus pensamientos, las maletas, bien empacadas, estaban más llenas de libertad que de otra cosa. Atrás quedaron otros objetos que ajustó alguna vez: cien pastelitos recién horneados en una caja de zapato, cuarentaicinco libros de superación personal en gavetas de armario, mil quinientas fotos de un matrimonio furtivo en dos bolsas de manila, y 600 recortes de periódicos de cómo hacer un buen arroz escondidos todos en los cajones de la cocina. María tenía la precisión del Tetris para empacar, pero no lo supo sino hasta aquel día.

Y supo que tenía talento para empacar cosas. Su alegría era tal que no le cabía en el pecho, alegrándose, profundamente, al pensar cómo su amante pudo, magistralmente, caber en una maleta que ella hizo, luego que lo mató, al comer el arroz. 
Safe Creative #1309235809617

2 ¡Ajá, dime qué ves!:

Steven Manduca dijo...

Me emocione con este escrito. Excelente amigo. Esto fue mejor que del cheff.

Shevin R dijo...

Bueno.

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: