.

.
.
miércoles, mayo 01, 2013

SÍNDROME DEL CRECIMIENTO

Publicado por Yo Soy Escribidor |




Él tenía una enfermedad penosa: crecía cuando terminaba de leer un libro. Yo lo conocí en un momento donde su altura era evidente, pero era manejable. Era alto y le quedaba bien, pero notábamos que solía crecer cada tanto un poco más. Un día comentó su enfermedad: “Crezco un poco cuando termino de leer un libro”. Y nos pareció, tontamente, una idea genial, nos entusiasmamos por una enfermedad que otros quisiéramos; nos dijo que seguía un tratamiento médico que inhibía el “Síndrome del crecimiento literario y desaforado”.  “Tienes una adicción a leer  -le dijo el médico-, debes tomar cartas en el asunto porque todo se saldrá de control, y será demasiado tarde”. Pero él no quiso creer mucho; o quizás sí, pero ya no le importaba. Borges, unos centímetros. Joyce, otros más. García Márquez, muchos más. Y así: Saramago, Benedetti, Mistral, Vargas llosa, Homero… centímetros más y más. Creció tanto que ya su altura era indescifrable, y él intentaba hablarnos desde ese nivel, pero ya era un caso perdido: ya nadie le entendía.  

A mi amigo Harold Leiva

Safe Creative #1305015043929

1 ¡Ajá, dime qué ves!:

Adriana dijo...

Muy bueno. :)

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: