.

.
.
lunes, abril 22, 2013

MI AMIGA ES VERY FUNNY


Fanny y yo


Y cuando llegó la primavera, me di cuenta que habían comprado un hermoso cuadro que estaba en el cuarto de ustedes. Yo quise tener uno así, pero en primavera no se compran cosas porque ya uno está feliz y no necesita alegrarse comprando cosas. Ese era el caso, creo yo, a pesar de la oscuridad que se metía, de vez en cuando, por debajo de la puerta, y teníamos que salir todos corriendo a poner un cartón o un icopor. Recuerdo aquella vez, amiga, tú también lo recordarás, que corrimos y pusimos una camisa de él; pero antes que él llegara, la quitamos porque esas cosas a él no le gustaban: él era muy rígido por momentos, aun cuando fuera primavera con sus flores amarillas y rojas. A pesar de ello, logramos vencer a la oscuridad siniestra que nos sorprendía, de cuando en cuando, por debajo de la puerta.

Pero lo mejor de todo, fue el verano de ese tiempo. Nos reíamos a carcajadas porque nos asombró una lluvia fría y extraña. Me acuerdo tanto –tú también, supongo- del granizo que me cayó en la cabeza, y todos se burlaron de mí. Jajajaja. Eran otros tiempos. Ese fue un verano que mostraba esplendor, eso parecía. Como en ese momento cuando llegó el grupo de música a tocar en la celebración de tu rebeldía a hacerte el blower. Me reí tanto porque ya llevabas casi dos meses en esas y el pelo tuyo parecía tener vida propia; teniendo en cuenta la humedad que en Barranquilla hace. Lo bueno fue que después de esta serenata, te resignaste a que él tuviera que seguir pagando para que tu cabello estuviera siempre liso; me imagino que como a él le gustaba.

Pero al llegar el otoño la historia parecía gris. Y lo era. Entramos en una etapa donde compramos ropa gris, y nos vestíamos de ese color: el sombrero, la chaqueta, los zapatos, etcétera. Incluso, te confieso, compré un calzoncillo gris; me avergüenza declararlo, pero ya sabes cómo soy y que hago cosas extremas. Él pintó la casa de gris y noté que ya no te miraba a los ojos como antes, porque, a pesar de lo gris –que accediste a regañadientes-, de vez en cuando usabas accesorios de colores, te maquillabas en demasía y tus labios rojos no eran bien vistos. Yo siempre te he visto bella, amiga, porque yo sé que el gris no es tu color: te hace ver más pálida. Y las hojas de los árboles caían en abundancia y se quedaban desnudos. Y tú, como eras terca, le comenzaste a poner, a los árboles, la ropa de color, que en esta época no usábamos, porque querías que se vieran alegres; no obstante, tú sabes que estaban disfrazados de felicidad pero estaban tan tristes como tú y yo.

Y por fin llegó el cruel invierno donde no podía dejar de caer la nieve de la tristeza. Ya la cuestión estaba muy mal, te lo había dicho, te lo dije, pero no me hiciste mucho caso. Y fue triste porque el beso de buenas noches no fue suficiente en contra de la ausencia. Y cuando llegaste aquel día, y notaste que había nevado dentro de la casa, y que él ya no estaba, pensaste cómo ibas a hacer con tanta nieve encima de la estufa, del abanico, de los televisores, del computador y de los libros que habían comprado juntos. Incluso, puedo recordar trozos de nieve encima del cuadro que estaba a punto de dañarse.  ¿Y él?, te pregunté. Y tú me dijiste que estaba en un viaje que era muy difícil que volviera; yo lo supe todo enseguida. Por ello, nos relajamos tomando cervezas que uno toma en verano; y tanta fue la borrachera que nos quedamos dormidos donde no sé y nos despertamos en el Parque Venezuela. Eso también me dio risa porque no supe cómo demonios llegamos allá.

El cuadro (2013)
Pero esto se acabó. Volvió la primavera. Y me sorprendiste con el cuadro que era de ustedes. Me lo obsequiaste y no lo esperaba. De alguna forma, era un nuevo año, y así lo quieres vivir. El cuadro está en mi cuarto siempre (ya me lo han pedido algunos), y desde ahí te recuerdo. Lo raro de todo esto, es que hay momentos en que las personas del dibujo se mueven… supongo que sucedía contigo también, pero ya me acostumbré, como tú también.



A mi amiga Fanny Rojas. 

Safe Creative #1304224989592

9 ¡Ajá, dime qué ves!:

Anónimo dijo...

Me Encanta...

Shevin R dijo...

Hay días donde me pregunto, ¿por qué no eres escritor? Y deberías serlo; porque tanto influyó eso de dejarse envolver de la Literatura en mí, que por un instante, mientras leía la historia, me sentí inmerso en ella. Sin lugar a dudas, tu melancolía es la mía también.

victor vega dijo...

Dios Bendiga Este Escribidor Att Victor Vega

Anónimo dijo...

te amo, sabes que eres mi mejor amigo... un tesoro y una bendición para mi vida. Gracias por estar siempre y por acompañarme en todos los momentos. DORIS

Anónimo dijo...

ES COMO SIN CON LETRAS, DIBUJASTE MI ALMA DESNUDA ;)

Laura Z dijo...

Nos construimos veranos en medio de nuestro invierno que nos ayuden a ser placentera la espera por la primavera. Afortunadamente, tarde o temprano la primavera se asoma a nuestras vidas.

Fanny, siempre ha sido una mujer primaveral.

Anónimo dijo...

HOY TE VOLVÍ A LEER, ERES GENIAL :) ily. DORIS

Anónimo dijo...

VOLVERTE A LEER ME ENCANTA.... DORIS

Anónimo dijo...

Cada año te vuelvo a leer. Eres más genial cada vez. Dory

Publicar un comentario

Porque al que se le conoce hoy como profeta se le llamaba vidente: